Herramientas de trabajo e ingredientes

¿Cuál es la mejor cobertura para las galletas?

Las galletas son un medio muy versátil y se pueden decorar con diferentes coberturas. A continuación te presento algunas de ellas:

Galletas decoradas con buttercream
Buttercream de colores sobre galletas

Buttercream o crema de mantequilla:

El buttercream es una cobertura compuesta principalmente por mantequilla. Tiene una textura cremosa, es bastante dulce y se puede mezclar con otros ingredientes y teñir según se desee.

Existen distintas variantes de esta receta, pero la que mejor funciona para decorar las galletas es las del Buttercream Americano. Esta cobertura, al secar, crea una especie de costra superficial y muy delgada por lo que generalmente se trabaja con manga de repostería para crear flores y hojas que conservan bien la forma, sin embargo, no es lo suficientemente fuerte como para poder envolver la galleta en bolsitas de celofán ni crear estructuras.

Por este motivo, el buttercream se puede usar para decorar galletas que se exhibirán en platos, bandejas, o en cajitas (evitando el contacto de una con la otra). También se puede usar para crear los detalles de una casa de jengibre, pero no para armar la estructura porque esta colapsaría.

Es importante que tengas en cuenta que el principal componente de este glaseado es la mantequilla por lo que podría derretirse al exponerse al calor, si se decide usar esta cobertura para un proyecto que estará al aire libre en un lugar caluroso, se suele sustituir o reemplazar la mantequilla por manteca vegetal para darle más estabilidad a la cobertura.

Bouquet de galletas decoradas con fondant

Fondant:

Esta es una cobertura generalmente hecha a base de azúcar, manteca vegetal, gelatina y glicerina que se puede saborizar y teñir según el gusto del cliente. Hoy en día existen varias marcas que comercializan este producto por lo que es cada vez más común que los decoradores lo compren hecho. Si quieres conocer un poco más sobre el fondant listo te invito a leer este post.

Esta cobertura no se trabaja con manga; se estira con un rodillo hasta alcanzar el grosor deseado y se cortan las piezas con las que se arma la decoración. Con fondant se pueden crear infinidades de diseños y las galletas terminadas se pueden presentar en bolsitas de celofán, en cajitas y se pueden apilar. Otro beneficio de este material es que no es necesario esperar a que seque una capa para poder trabajar con la siguiente y se seca bastante rápido.

Como esta cobertura se trabaja con cortes y piezas superpuestas, los acabados no son tan finos como los que se pueden alcanzar con el royal icing y en ocasiones el producto final es muy dulce. Por este motivo, no lo recomiendo para eventos de alto perfil como bodas y corporativo. También es importante tener en cuenta que, aunque el fondant tiene mucha más tolerancia al calor que el buttercream, también se puede derretir o sudar, entonces se debe evitar que esté en exposición directa al sol para evitar accidentes.

Galleta rapunzel
Galleta decorada con royal icing

Royal icing o Glaseado real:

Esta es una cobertura que tradicionalmente se prepara con claras de huevo batidas a punto de nieve, jugo de limón y azúcar micropulverizada. Debido a los riesgos de contaminación propios de los huevos frescos, las claras se sustituyen por polvo de merengue para evitar inconvenientes. El glaseado es blanco nieve y se puede saborizar y teñir del color de tu preferencia.

Dependiendo de la consistencia se pueden lograr diferentes tipos de acabados, se puede texturizar, pintar y también se puede trabajar con stencils. Adicionalmente, es compatible con el fondant por lo que se pueden combinar ambos elementos sin riesgo de dañar la decoración.

El royal icing tiene un sabor delicioso y al secar adquiere una consistencia lo suficientemente firme como para mantener decoraciones hechas con manga, armar estructuras de galletas (como las casas de jengibre) y crear diseños de varias capas pero sin llegar a ser incómodo para comer o a lastimar los dientes.

Para obtener óptimos resultados la cobertura debe secarse bien, por lo que la organización es clave para desarrollar proyectos con este tipo de glaseado. Se debe planificar el proceso considerando todas las capas que se deben trabajar y los tiempos de espera. Haz clic aquí para conocer mi receta.

En resumen, escoger la mejor cobertura para las galletas dependerá del gusto del cliente, del tipo del proyecto, la presentación que tendrán y el uso que se les dará, por eso los decoradoradores tendemos a hacer muchas preguntas antes de confirmar precio y disponibilidad para aceptar el pedido. Mi opción preferida es el royal icing 😉

Si quieres ver muestras de mi trabajo sigue este enlace y contáctame aquí para consultas y pedidos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s